IDEARIO


El Zorzal es fundamentalmente la búsqueda de un modo de vida, pero no de cualquier manera ni a cualquier precio. El proyecto nació aunando una serie de premisas que ahora, cuatro años después, son las líneas maestras del proyecto.
Por un lado están nuestros orígenes, a los que tan enraizados nos sentimos y que no queríamos que desapareciesen: el pueblo, el entorno y el horno, una manera de hacer las cosas en y desde la tierra. Tristemente grandes regiones de la península se están quedando vacías, y el Valle del Corneja no es ajeno a esta tendencia. Es un síntoma más, o una consecuencia, de un modelo de sociedad, consumista, hiperurbana y depredadora, que nos obliga a vivir en macrourbes cada vez menos vivibles y más alejadas de lo que realmente somos. Volver al medio rural, generar y aprovechar las posibilidades que nos da y poder vivir en nuestro lugar fue sin duda el pensamiento que nos llevo a preguntarnos ¿por qué no?
Pero el lugar del que venimos está amenazado. A la despoblación sin freno y a la lacerante desidia de las administraciones a la hora de combatirla se une estos días una sombra en forma de proyectos mineros a cielo abierto. Sería la herida devastadora, el golpe mortal, que acabaría con la ganadería extensiva, modo de vida de los últimos resistentes del valle. Sabemos que el enemigo es poderoso, casi invencible, y que proyectos como el nuestro son un pequeñísima alternativa, pero estamos convencido que la agroecología es una oportunidad para el desarrollo de estos territorios asolados. Desde el respeto por lo local queremos conservar el planeta. Suena como una meta ambiciosa, y el problema no es que sea difícil, es que no vemos que haya otra.
Tanto el profundo apego al lugar del que venimos como nuestro afán en no castigar más a nuestro maltrecho planeta no están reñidos con producir alimentos de la mayor calidad posible y con sabores verdaderos. Y ese es nuestro tercer pilar, ofrecer a lXs consumidorxs las madalenas y dulces directamente desde nuestro horno, a través de grupos de consumo y tiendas ecológicas amigas.